Seguir a María para aprender a vivir con Dios

Editorial - Marzo 2017 - Nº 418


 

Tema del año 2016-2017:
“Dichosos los misericordiosos” (Mt 5,7)

 

María, nuestra Madrecita misericordiosa camina a nuestro lado, ve nuestras alegrías, nuestras pruebas y nuestra inclinación al pecado. Quiere ayudarnos a tomar un buen camino de vida con Dios lejos de los tropiezos. En las Bodas de Caná nos dice de parte de su Hijo Jesús, “haced lo que él os diga”.

Este año 20217 celebramos el centenario de las apariciones de María a 3 niños jovencitos, Lucía, Jacinto y Francisco. Ocurrió en Fátima, en Portugal, en 1917. María, analizando los signos de aquel tiempo: violencias, guerras, persecuciones, emigración, parejas y familias sufriendo, menosprecio de la “Vida” (don de nuestro Creador), nos propone remedios espirituales para gustar la Paz de Dios en este mundo y recibir la Dicha eterna en el cielo. Escuchémosla en su solicitud materna.

Pues Jesús envía a su Madre para recordarnos
el Evangelio donde todo ha sido revelado.

Los mensajes de María son pues, para nuestro tiempo una actualización de la Palabra de Dios. En sus apariciones en Fátima, María nos habla con palabras de Madre inquieta de un porvenir dichoso para todos sus hijos, sin excepción. Desea que acojamos, en la fe, con un Si personal, la misericordia y la salvación de Dios. Esos bienes inestimables nos son ofrecidos gratuitamente por la muerte y la Resurrección de su Hijo aunque Dios en su infinito amor por cada uno de nosotros, espera nuestra respuesta libre.

Para que eso se realice en nuestras vidas, María insiste a cada uno en la urgencia de cambiar de vida pidiendo perdón a Dios por sus faltas, reparando las heridas hechas a Dios y al prójimo. Y entonces María insiste para que recemos el rosario a diario y ofrezcamos las dificultades y dolores de nuestra vida por la conversión de los pecadores. De este modo consolamos el sagrado corazón de Jesús y el corazón inmaculado de María. Somos seres humanos en comunión los unos con los otros, recibiendo una y otra vez la Misericordia de Dios o dándola por nuestras oraciones y obras. Benedicto XVI nos lo recuerda en su Encíclica Spe salvi – Noviembre 2007. “¿Qué puedo hacer para que los demás se salven y surja para los demás la estrella de la esperanza? En cuyo caso habré hecho el máximum para mi salvación personal.” ¿Quién escuchará la llamada de María, profundizará y vivirá sus Mensajes, ayudado por la gracia de Dios?

Que vuestra Cuaresma sea un tiempo fecundo
de preparación de la Pascua.


El actual Equipo Internacional de los Equipos del Rosario no os dice Adiós, sino a Dios con María… Os encomendamos a Chantal Courtin, nueva Coordinadora Internacional y al P. Louis-Marie Ariño, Dominico y nuevo Capellán internacional. Pero siempre estaremos unidos a vosotros por la Oración de los Equipos del Rosario y os agradecemos los fuertes lazos de amistad tejidos en conjunto a través de los países y continentes.

 

Thérèse Turlan Delannoy
Coordinadora  Internacional

Editorial - Abril 2017 - Nº 419

Équipes International

 

Rosary Teams International
Spanish